Una Vida de Gatos

Una Vida de Gatos

 

Autor: Jose Manuel Alonso

Nº jugadores: 3-4

Duración: 60′ aprox.

Edad: +10

 

 

Presentación

Paco se acaba de mudar a una casa nueva con sus gatos. Un lugar nuevo, olores extraños, muchas cosas para cazar y sitios a los que trepar, una buena guarida para esconder los botines y a correr otra vez después de una siesta revitalizante.

Los gatos están muy atareados trepando por las cortinas, afilándose las uñas en el sofá, buscando presas que cazar y peleando por un sitio en la ropa limpia en el que echar un sueñecito.

Los jugadores encarnan a los gatos de Paco, realizando toda clase de actividades gatunas en la nueva casa, mientras su dueño trata de poner orden en casa mimando a los gatos que se porten bien y castigando severamente a los que se porten mal, si llega a cogerlos claro.

¿Serás un gatito bueno y respetuoso que busca los mimos de su dueño sin molestar a nadie? ¿O serás un zalamero que se pelea con los demás y araña los sofás a Paco? Tú decides la vida de gato que quieras llevar.

 

Componentes

Muchos, la verdad. Peones, cubitos, cartas, mucho cartón, marcadores, dados. Como casi todo Euro, variedad y mucho colorido.

 

Objetivo

El objetivo del juego es ser el gato más feliz, con la moral más alta. Para ello habrá que ir consiguiendo puntos de moral (de moral eh, aquí no hay puntos de victoria… lalala)

Los puntos se consiguen realizando actividades por la casa, cazando y ganando peleas.

 

Acecha a tu presa, recuerda que eres un cazador.

Acecha a tu presa, recuerda que eres un cazador.

 

 

El Juego

La mecánica básica del juego es la colocación de trabajadores. Cada jugador dispondrá de 4 peones que representan sendas acciones que podrá realizar su gato en cada ronda.

El tablero se compone de habitaciones, en cada una habrá un máximo de 2 acciones disponibles. Los peones están numerados del uno al cuatro, representando el orden en el que nuestro gato realizará sus acciones. Esto implica que los peones no se pueden colocar a las bravas donde más nos convenga. Empezaremos el turno en una habitación y dado que los peones representan a nuestro gato, el primero se colocará en la habitación de inicio y el resto se irán colocando en la misma o en una adyacente. Los gatos son rápidos, pero no se teletransportan, así que hay que respetar la línea temporal de acciones y su ruta de movimiento. Así pues, si queremos acceder a una acción que se encuentre a 4 habitaciones de distancia deberemos emplear los cuatro peones, colocando uno por habitación.

Como sólo se puede colocar un peón por acción, deberemos movernos por la casa para poder hacer todo lo que necesitemos, podremos correr para saltar habitaciones, pelearnos con los demás para que no puedan hacer lo que quieran y esconder tesoros en nuestra guarida. Aunque siempre hay tiempo para echar una siesta en algún rincón.

El juego desplegado

El juego desplegado

 

Pero hay que ir con cuidado con lo que hagamos. Paco se mueve por la casa haciendo lo que quiera que hagan los humanos. Hay acciones que le gusta que hagan sus gatos y otras que no. Hay que tener cuidado que no nos pille colgados de las cortinas o rebuscando atún en la basura. Una Vida de Gatos es un juego de colocación de trabajadores cuya acción no termina con la colocación.

Una vez que hayamos colocado los peones, y sepamos lo que van a hacer nuestros gatos, llega el momento de conocer lo que va a hacer Paco. Cuando llegue el momento de recoger los peones para ejecutar las acciones, Paco se irá moviendo por la casa siguiendo una ruta marcada por cartas. Además, los otros gatos podrán maullar para llamar su atención y desviarlo de su camino.

Más de una vez respirarás tranquilo al ver la carta que sale, pues Paco se irá por otro lado y no verá como arañas el sofá, y de repente otro gato maulla y Paco se vuelve justo a tiempo para lanzarte una chancla en los morros. La vida de un gato es muy dura.

Al cabo de 7 rondas contaremos puntos y el gato con la moral más alta (porque este es un juego sin puntos de victoria) será coronado como gato dominante y amo y señor de la casa.

 

 

Una pelea por dormir la siesta en la ropa recién planchada. Esto lo he vivido en casa más de una vez.

Una pelea por dormir la siesta en la ropa recién planchada. Esto lo he vivido en casa más de una vez.

 

Valoración Personal

Una Vida de Gatos es un juego de colocación de trabajadores atípico, en el que la fase de ejecución de acciones es casi tan determinante como la colocación. Donde el jugador inicial está en desventaja (un gato no se precipita, estudia la situación y ataca donde más duele) y donde cada partida es un mundo gracias al tablero modular y la distribución aleatoria de acciones. Esa variedad de opciones a la hora de montar el tablero y distribuir acciones lo convierte en un juego difícil de quemar en el que cada partida es un mundo.

Tiene un nivel de interacción muy alto, ideal para hacer amigos.

Pero no todo es bueno, sí que he notado que la curva de aprendizaje es un tanto alta, así como el tiempo de explicación, no consigo rebajar la explicación del juego para nuevos jugadores por debajo de los quince minutos.

Es un juego que necesita de tres o cuatro partidas para empezar a sacarle el jugo a los combos, las jugadas rastreras y las puñaladas traperas que permite.

También hay bastante componente, con lo que la preparación y recogida del juego se hace un poco tedioso sobre todo si se juega con la mini-expansión (sí, no está publicado y ya tiene expansiones). Además, que tanto componente es una tara de cara a una posible edición.

Si coincidís conmigo en alguna jornada acercaros a jugar y sentiros gatos durante un rato, merecerá la pena, miau!

 

Enlaces

Ficha en la Board Game Geek

Evolución de su desarrollo en la Bsk

Reglas

Mini-expansión “Modificadores”

Ficha técnica con ejemplo de ronda de juego

Comment (1)

  1. Juego bastante sorprendente, no hago más que pensar en qué pensaría mi gato!

Responder a Juegos de mesa dark knight Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *